Recomendaciones para el manejo y acompañamiento conductual en la etapa infantil

A continuación brindamos algunas orientaciones para el manejo conductual durante la edad infantil:

-Identifique las conductas interferentes de mayor presentación en el niño, tome registro en un diario incluyendo aspectos como duración, intensidad, personas presentes, posibles situaciones que la detonan, etc. (Ejemplo: Llantos, rabietas, poca tolerancia a la frustración, irritabilidad, entre otras), organice de acuerdo con la prioridad de atención.

-Solo de instrucciones que esté dispuesto a finalizar con el objeto de obtener un resultado, para hacerlo se requiere un seguimiento del niño a través de la tarea o proveer una consecuencia significativa por el cumplimiento.

-No de múltiples instrucciones en un periodo corto de tiempo (Ej. Tres instrucciones en 10 segundos), de esta forma se va a promover el no cumplimiento de las mismas, generando una situación de agitación y confusión para el niño.

-Apoye el manejo conductual mediante la técnica de poner tareas de no preferencia entre dos tareas que le resulten fácil. 

-Diga la instrucción de forma clara y mantenga el contacto visual con el niño.

-Otorgue refuerzos significativos cuando el niño escuche y siga sus instrucciones.

-En caso de pataletas, llantos o episodios a nivel conductual, es importante acercarnos, ponernos a su misma altura y trabajar técnicas de relajación infantil.

-Establezca acuerdos conductuales con el niño.

Estrategias a nivel conductual

Encadenamiento: Consiste en la enseñanza paso a paso de una conducta esperada, explicando cada parte y luego enseñándole a unir cada uno de estos pasos.

Moldeamiento: Consiste en reforzar cada una de las aproximaciones a la conducta deseada, se van reconociendo avances, aunque aún no pueda realizar todas las partes de manera correcta.

Refuerzo positivo: Se constituye como un estímulo de diferentes tipos bien sea verbal, tangible, etc. El cual logra tras su presentación la manifestación de una conducta y a la vez su mantenimiento.

Desvanecimiento: Se refiere al retiro gradual de apoyo o estímulos utilizados para instaurar una conducta, como es el caso de los refuerzos positivos. El retiro de apoyo debe ser poco a poco, el objetivo principal es que la conducta consolidada sea apoyada por estímulos que se encuentren en el mismo medio o contexto, sin necesidad de acompañamiento permanente por parte del padre o cuidador, suele ser un indicador importante para poner en marcha desvanecimiento cuando observamos que la conducta esperada en el niño se ha convertido en un hábito o conducta aprendida.

Fotos de stock gratuitas de al aire libre, amor, chaval

Abrir chat